lunes, 29 de junio de 2009

Hace poco una maestra de Educación Infantil me dió este cuento. Me encantó y a veces lo utilizo para motivar las praxias en el espejo.

"Había una vez una señora lengua que vivía en una casa muy vieja y muy sucia. No le gustaba esa casa y un día decidió mudarse a otra más grande y bonita...así que hizo su maleta y se dirigió a su nueva casa.

Cuando llegó la puerta estaba cerrada (APRETAMOS FUERTEMENTE LOS LABIOS) y llamó:
-pom, pom.pom, pom!!!
Entonces la puerta se abrió mucho y la señora lengua pudo entrar en ella. (ABRIMOS LA BOCA).

Lo primero que hizo la señora lengua en su nueva casa fue ponerse a limpiar cada una de las habitaciones: en primer lugar, salió a limpiar la puerta hasta dejarla reluciente (SACAMOS LA LENGUA Y CHUPAMOS EL LABIO INFERIOR Y EL SUPERIOR).

Después limpió el tejado que tenía forma de cueva (recorremos con la lengua desde los alveolos, el paladar duro y el velo del paladar).

Además en los laterales había dos habitaciones, así que se puso manos a la obra para dejarlas bien limpias (CON EL ÁPICE DE LA LENGUA RECORREMOS EL INTERIOR DE LOS MOFLETES DE ARRIBA A ABAJO).

La señora lengua ya estaba agotada, pero se dió cuenta de que aún le quedaban por limpiar los balcones (TOCAMOS VARIAS VECES CON LA LENGUA LOS MAXILARES SUPERIORES Y LOS MAXILARES INFERIORES)

De esta forma, la señora lengua dejó su casita limpia y ordenada. Se sentó en el sillón para descansar pero estaba muy aburrida porque en esta casa no tenía amigos. Se le ocurrió una idea: -¡Ya sé, iré a conocer a mis vecinos!

En el piso de arriba vivía la señora nariz (SUBIMOS LA LENGUA PARA TOCAR LA NARIZ)

-¡Buenos días, señora nariz! Soy su nueva vecina.
-¡Buenos días! Encantada de conocerla, vecina. Pase, pase y tome un café.

La señora lengua se tomó un café con su nueva vecina (SUBIMOS LA LENGUA HASTA QUE TOMEMOS EL CAFÉ).

Más tarde se fue a conocer a la vecina que vivía en el piso de abajo, la señora barbilla. (BAJAMOS LA LENGUA EN DIRECCION A LA BARBILLA).

-¡Buenos días, señora barbilla! Soy su nueva vecina.
-¡Buenos días, señora lengua...encantada de conocerla...¿Qué tal si pasa y la invito a comer?
-Muchas gracias, señora barbilla.

Y por último fue a visitar a los señores mofletes que vivían a ambos lados de su casa, y eran hermanos gemelos (TOCAMOS CON LA LENGUA LA COMISURA DERECHA Y LA COMISURA IZQUIERDA VARIAS VECES).

La señora lengua volvió a su casa muy contenta porque ya tenía nuevos amigos. Estaba tan cansada que se quedó dormida. ( HACEMOS VIBRAR LOS LABIOS).

y COLORÍN, COLORADO, ESTE CUENTO SE HA ACABADO.

No hay comentarios:


Mi cole